Insomnio: Consecuencias de no descansar bien para la salud

El insomnio es un trastorno del sueño (disomnia), que consiste en la incapacidad de dormir con la calidad o cantidad suficientes para sentirse descansado y perfectamente activo al día siguiente. Se caracteriza por la dificultad para conciliar o mantener el sueño, el despertar precoz y un sueño no reparador.

La cantidad de horas de sueño necesarias varia en cada persona y está genéticamente determinado. Mientras que un recién nacido duerme alrededor de 18 horas, un adulto lo hace entre 7,5 y 8 horas y un anciano sobre las 6,5 horas diarias.

Las consecuencias de un descanso insuficiente son: cansanciofalta de energíadificultad de concentración irritabilidad. Además, el insomnio puede provocar bajo rendimiento laboral, aumento del porcentaje de accidentes, mayor facilidad para contraer enfermedades, etcétera.

insomnio

Causas del insomnio más comunes

  • Alteraciones del estado emocional
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Estrés postraumático
  • Dolor crónico
  • Trastornos gastrointestinales
  • Problemas respiratorios

 

A corto plazo, es frecuente la prescripción de fármacos para su tratamiento. A medio y largo plazo, es preferible utilizar otras técnicas, como la terapia conductual, cognitivo-conductual o la psiconeuroterapia.

Generalmente, el insomnio es un síntoma o efecto secundario de otro trastorno médico que existe y por ello, a la hora de tratarlo, se debe actuar sobre la causa que lo origina, y no solo sobre los síntomas que padece la persona.

Hay sustancias de uso común que también pueden causar insomnio, como por ejemplo, la cafeína, el tabaco y otros productos que contienen nicotina, el alcohol y otros sedantes.

Consecuencias de padecer insomnio

El descanso es fundamental para tener una buena salud. El sueño tiene una finalidad restauradora y es necesario para que podamos ser capaces de estar alerta y prestar atención a las cosas durante todo el día. Por ello, la falta de sueño o un mal descanso puede traer las siguientes consecuencias:

  • Depresión.
  • Somnolencia diurna.
  • Cansancio constante.
  • Accidentes de tráfico y laborales.
  • Irritabilidad.
  • Desorientación.
  • Dificultades de concentración.

Hábitos saludables para descansar bien

Hay que evitar el insomnio para tener una buena salud. Por ello, es muy importante tener buenos hábitos.

  • Evita comer en exceso cerca de la hora de acostarse. Espera al menos 1 hora antes de ir a dormir.
  • Respeta los horarios del sueño. Trata de acostarte y levantarte siempre a la misma hora.
  • Permanecer en la cama únicamente durante el tiempo necesario para descansar
  • No debes consumir sustancias estimuladoras del sistema nervioso.
  • Puedes hacer algún tipo de ejercicio o actividad física relajante como el Yoga
  • No realices actividades que puedan excitar en las últimas horas del día.
  • Mantén tu habitación ordenada. Nada mejor que dormir en una cama bien hecha.
  • Ten un buen confort: temperatura, iluminación, sonidos y comodidad en el dormitorio.

Remedios caseros para dormir

Aquí tienes unos excelentes remedios naturales que te pueden ayudar a descansar y dormir bien.

  • Un baño de agua templada antes ir a dormir te relaja.
  • Un vaso de leche caliente te ayudará a conciliar el sueño.
  • Las infusiones naturales como la valeriana o la tila ayudan a descansar bien.
  • La cena debe ser ligera. Incluye una ensalada con lechuga que tiene efectos sedantes.
  • Una música relajante puede ayudarte a dormir mejor. La que más te guste, pero tranquila.
  • Ponte una gotita de aceite de lavanda en cada hombro y felices sueños :)

Terapia cognitiva conductual

Esta terapia se centra en fomentar los buenos hábitos de sueño y utiliza varios métodos para aliviar la ansiedad que generan los problemas de sueño.
Tiene como objetivo reemplazar la ansiedad que generan los problemas de sueño por una manera de pensar más positiva que vincula el hecho de estar en la cama con estar dormido y descansar.
En las personas con insomnio y depresión, la terapia cognitiva conductual combinada con fármacos antidepresivos ha mostrado resultados positivos en el alivio de ambos problemas.

En la medicina tradicional, el tratamiento farmacológico para combatir el insomnio debe estar orientado a solucionar la causa fundamental que lo origina, incluye pastillas para dormir (fármacos contra la ansiedad, antidepresivos o analgésicos) siempre bajo prescripción médica.

Valora este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *